Los cantos católicos manifiestan nuestra doctrina, para testimoniar la fe y acompañar nuestras ceremonias religiosas.