Los berrinches son parte normal del desarrollo del niño, pero los padres son responsables de poner límites en ellos.