La celebración de la pascua es uno de los eventos más significativos en la historia bíblica. Al recordarlo, los creyentes celebramos visible y activamente la obra redentora de Dios por su pueblo a lo largo de las Escrituras.