La Iglesia Católica dedica a recordar la pasión, muerte y resurrección de Jesús.